¿Cuándo hacer campañas de remarketing o retargeting?

El avance en la tecnología publicitaria digital no se detiene y cada vez contamos con más herramientas y opciones para llegar con nuestro mensaje a nuestro target. Es el caso del Remarketing o Retargeting, flamante tecnología de la nueva publicidad y que nos anima a escribir este post para orientar a quienes se desean aventurar en la reconquista de sus usuarios.

Todos sabemos (o deberíamos tener al menos una idea) de lo que cuesta convencer a un usuario para que realice una conversión en nuestro sitio Web. Necesitamos primero “alcanzarlo” con un mensaje que capte su atención y que apele a una necesidad que quizás incluso podamos crearle de manera inmediata con el mismo mensaje.
Aquí la creatividad del mensaje juega un rol fundamental, mientras que intentamos distribuirlo de la manera más amplia y eficientemente posible.

En esta búsqueda de alcance – y sin restricciones presupuestarias – podrían participar todos los medios, no sólo los digitales: Televisión, radio, prensa, vía pública, etc.

¿Pero qué podemos hacer después que ya captamos la atención de un usuario, este visitó nuestro sitio Web, revisó nuestros productos, pololeó con el carro de compras, pero finalmente no compró?

Afortunadamente para nosotros los marketeros digitales, contamos desde hace un tiempo con la posibilidad de identificar (anónimamente) a aquellas personas que ya nos han visitado y han realizado acciones en nuestra Web, permitiéndonos la posibilidad de reencantarlos, reconvencerlos o remarketearlos usando campañas de remarketing.

¿Cuándo conviene usar campañas de remarketing?:

Cuando necesitamos un mensaje customizado en el momento adecuado. Debido a que sólo mostramos nuestras campañas de remarketing a un segmento de usuarios del cual ya sabemos que nos ha visitado antes (y también sabemos lo que ha hecho en nuestro sitio), tenemos la posibilidad de hacer un segundo contacto y decirle algo diferente y que le sea de más valor. Es muy probable que un usuario que ya nos conozca necesite de información adicional que le anime a tomar la decisión de compra de nuestro producto o servicio. Por ejemplo, a un usuario que ya vio la descripción de un producto o servicio en nuestro e-commerce y que luego agregó a su carrito (sin finalizar la compra), podríamos re-captar su atención con un banner mientras navega por otros sitios destacando una oferta o descuento en la primera compra en nuestro sitio, de manera de animarlo a finalizar la compra.

Cuando hemos medido las acciones y guardado a nuestros usuarios en listas. Podemos reencantar a nuestros usuarios almacenados en listas de remarketing (grupos de usuarios que ya han realizado alguna acción en nuestro sitio) mientras navegan por la Web, sin importarnos en qué sitio están navegando. Es decir, no buscamos afinidad del target con el sitio, si no que buscamos a nuestros usuarios independientemente de dónde estén. Aquí el medio no importa.

Cuando queremos ofrecer upgrades o productos o servicios relacionados. Si definimos nuestras listas con personas que ya nos han comprado, podemos dirigirnos a ellas con ofertas, upgrades o sugerencias de productos relacionados a aquellos que ya nos compró.

Cuando queremos excluir personas usando Remarketing Negativo. Cuando hacemos una campaña orientada a captar nuevos clientes (alcance), podemos usar una lista de remarketing para excluir la publicidad de clientes que ya nos han comprado.

Cuando necesitamos mejorar nuestras tasas de conversión y de ROI. El remarketing permite aumentar los ratios de conversión y de ROI de nuestras campañas digitales. Si su estrategia digital es de performance, entonces el remarketing es su aliado.