Larga vida al Rey

Si usted es un Gerente Comercial, de Ventas o de Marketing, no se quiebre la cabeza pensando todo el día sólo en sus clientes, cómo obtenerlos, qué oferta hacerles o cómo diablos logrará la difícil meta de ventas de este trimestre.

Si ha de golpear muchas puertas, comience primero por las de sus usuarios, ya que en marketing el usuario es el Rey a quien debe servir.

¿Pero por qué el Rey? ¿Entonces qué es un usuario?,  dirá usted.

En esta era de la información, un usuario es alguien que cumple con las siguientes y particulares características: Está conectado a una red social o de información. Tiene una ávida necesidad de obtener o compartir información desde o hacia otros usuarios. Está en actitud permanente de exploración o búsqueda de “algo” que le interese o le distraiga de su cotidianeidad. Es un influenciador y comparte con otros usuarios aquellos mensajes o información que estima le dan poder o valor. Consciente o inconscientemente interactúa con su marca, producto o servicio, aunque no necesariamente es quien finalmente la consumirá.

Podemos ilustrarlo por ejemplo, con el caso de un modelo de automóvil moderno y deportivo que lucen un par de lindas promotoras en una feria automotriz.

De forma natural podría darse lo siguiente:

¿Cuántas personas se acercan al automóvil para tomarse una foto con el auto, con las promotoras o con ambos?

De estas personas, ¿cuántas suben la foto y la comparten en Facebook, Twitter o Instagram haciendo gala de su hazaña?

Viralización: ¿Cuántas personas en la red finalmente ven esta foto (con marca y modelo del auto incluida) y la comentan o comparten con más usuarios? ¿Cuántos se expondrían a su marca de esta manera?

Conversión: ¿Cuántos de estos usuarios que sí están en búsqueda de un auto con esas características podrían enterarse de la existencia de este producto y comenzar a evaluar su compra, cotizar y transformarse eventualmente en clientes?

Detrás de cada cliente que finalmente convirtió (cotizó o compró) gracias a esta acción – de la cual el Gerente de la marca quizás ni se enteró – hubo innumerables usuarios en los cuales la marca no puso atención.

¿Qué habría pasado si el Gerente responsable sí hubiese estado preparado con una mecánica entretenida, fácil y fluida que fomentara a más usuarios a tomarse una foto y a publicarla ahí mismo en sus redes sociales?
¿Si a esto último se le hubiera agregado un gancho adicional como un concurso que los anime a participar?
¿Cuántas personas habrían interactuado entretenidamente con su marca?

Piense profundamente en su producto o servicio y en cómo podría alcanzar a sus clientes pero a través de hacer participar a su valiosa e innumerable base de aliados (los usuarios).

¿Qué estrategia posee usted para captar la atención de estos usuarios de manera que transfieran su mensaje e influyan sobre una base aún mayor de usuarios?
¿Cuál es el enganche? ¿Facilita usted una mecánica (aplicación)? ¿Cuenta con mecanismos de conversión? ¿Los mide?

Recuerde que una Red Social o de Información está formada fundamentalmente por usuarios y mensajes. Permitir que los usuarios capten, valoren y compartan “su mensaje” es la clave. ¡Sírvalos, sedúzcalos, engánchelos! Los clientes aparecerán finalmente y cuando esto suceda asegúrese de tener todo listo para convertir.

¡Larga vida al Rey!